OPINIÓN.- El FRACASO de Unidas Podemos en Madrid nos devolverá a Victoria Rosell

07/05/2021

Tras la dimisión de Pablo Iglesias, las fichas de dominó próximas a caer serán las de Irene Montero, Pablo Echenique y también, Victoria Rosell, que volverá al juzgado de Instrucción nº 8 a encontrarse con un viejo conocido suyo: MAR.

JUAN SANTANA
 


El pasado 4 de mayo fue un día histórico para España. La señora Díaz Ayuso se convertía en la candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid más votada. Pero con mucha diferencia. La señora Díaz Ayuso había arrasado entre la población madrileña. Esta señora había puesto en práctica un modelo de lucha contra el COVID 19 muy diferente al que el Gobierno central ha impuesto en todo el país. Y a los madrileños les ha gustado.

Yo no soy madrileño ni vivo en Madrid, pero vivo en España. Y esa victoria sin precedentes de Isabel Díaz Ayuso provocó la noche del 4 de mayo la dimisión de Pablo Iglesias en todos sus cargos políticos. Pablo Iglesias ha salido de la política y deja un partido completamente descabezado. Ha jugado tanto al “Juego de Tronos” y ha personalizado tanto a su partido que una vez caído del caballo de la política, esa formación tiene los días contados. Y con él todos los carguitos repartidos por el señor Iglesias a diestro y siniestro por la geografía española.

Personalidades como la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, doña María Victoria Rosell Aguilar, a lo único que acertaba la noche electoral, fue a decir que se había convocado mucha gente en la calle Génova para celebrar el triunfo del Partido Popular. Su chico, Carlos Sosa, pedía más dimisiones en su red social Twitter, probablemente para que su chica, doña María Victoria Rosell, pruebe suerte en ascender en la escala política a ver si se hace con las riendas del partido morado.

Me temo que dentro de las fichas de dominó próximas a caer se encuentran Irene Montero, o Pablo Echenique, pero también la señora Rosell Aguilar. Y ¿qué va a hacer Victoria Rosell cuando su ficha caiga? Pues imaginamos que volverá al Juzgado de Instrucción no 8 del que es titular.

Y ¿qué se va a encontrar allí? Pues se va a encontrar con un viejo conocido, un antiguo socio de su chico, un empresario que pagó por una emisora de radio a Carlos Sosa 250.000 euros, cuando la juez Victoria Rosell instruía un procedimiento por presuntos delitos fiscales contra este empresario.

Sí, señores oyentes, les hablo de Miguel Ángel Ramírez Alonso, quien últimamente no deja de dar titulares por los numerosos procesos abiertos en los juzgados de la capital grancanaria.

El mismo Miguel Ángel Ramírez que organizó una reunión con el magistrado don Salvador Alba en su despacho de la Audiencia Provincial para grabarlo, y manipular esa grabación para luego hacer chantaje al magistrado. Y cuenta un testigo privilegiado, Héctor de Armas, quien fuera administrador del Grupo Ralons, que la propia jueza Victoria Rosell participó en el montaje, y en la manipulación. Y, cómo no, también lo hizo su chico, Carlos Sosa Báez. Y nunca se ha desdicho de tal afirmación el señor Héctor de Armas. Es más, nunca se le ha demandado por doña Victoria Rosell o Carlos Sosa. Jamás. Pero esto es lógico, porque mientras Victoria Rosell instruía la causa contra Miguel Ángel Ramírez, Carlos Sosa se dedicaba a mandar consejillos por WhatsApp a Héctor de Armas, y consejos de la causa que instruía su pareja Victoria Rosell contra él mismo y contra Miguel Ángel Ramírez. Un escándalo sin precedentes que todavía hoy se quiere enterrar y esconder para siempre. Pero no lo han conseguido.

Y ¿por qué les hablo de esto? Pues porque el pasado lunes, don Héctor de Armas estaba citado a prestar declaración en calidad de investigado ante el Juzgado de Instrucción nº8, ese al que en breve volverá la señora Rosell. Él acudió con su abogada y el señor Ramírez acudió con su nuevo y flamante abogado. ¿Saben quién es ese nuevo abogado? Don Sergio Armario. El mismo que consiguió para Ivonne González, una de las acusadas por el caso Karate, la pena de nada más y nada menos que de 126 años de cárcel. Y eso que era su abogado defensor. La mayor condena por un caso de abuso sexual que se ha impuesto en este país con una magistral sentencia dictada por el juez Alba y confirmada en su integridad por el Tribunal Supremo, y ello pese a las críticas que tanto Carlos Sosa como su chica Victoria Rosell hicieron al magistrado Alba cuando celebraba este juicio que conmocionó a todo un país. Desde aquí agradecemos al magistrado Alba esa Sentencia, y que se hiciera justicia contra estos depredadores sexuales. Pues este abogado defensor del caso karate es ahora el abogado defensor de Miguel Ángel Ramírez en una nueva causa por haber defraudado, presuntamente, más de 300.000 euros a la Hacienda Pública. O al menos, era el abogado de Miguel Ángel Ramírez hasta este pasado lunes.

Resulta que Sergio Armario era el abogado de Héctor de Armas Torrent, en otra causa por delitos fiscales por la que ya están acusados y por la que solicitan para Miguel Ángel Ramírez más de 70 años de prisión. Esa misma causa que instruía Victoria Rosell cuando su chico hacía negocios con Miguel Ángel Ramírez. Cuenta Héctor de Armas que un día Miguel Ángel Ramírez le dijo que su abogado iba a ser Sergio Armario. Y Sergio Armario fue el abogado de Héctor de Armas en aquella causa. La misma que instruyó durante seis meses el juez Alba y en la que descubrió que la actuación de Victoria Rosell había sido, cuanto menos, irregular. El mismo que descubrió que Miguel Ángel Ramírez había tenido negocios con Carlos Sosa y el mismo que decidió informar de esas irregularidades al Consejo General del Poder Judicial y provocó la ira de Victoria Rosell y de parte de la judicatura canaria.

Fue Sergio Armario el que organizó esa reunión con el magistrado a instancias de Ramírez, para tender una trampa a don Salvador Alba, algo que está prohibido a los abogados que tienen el deber legal de lealtad con los jueces y tribunales. Y lo hizo el abogado a espaldas del abogado de Miguel A. Ramírez, algo que también prohíbe la ley, ya que un abogado no puede asistir los intereses que ya asiste otro abogado, si no cuenta con su consentimiento. Armario se dedicó a dar consejos jurídicos a Miguel Ángel Ramírez, cuando en realidad era el abogado de Héctor de Armas, quien no supo nada de esa reunión organizada por Ramírez con el magistrado. Una vela a Dios y otra al diablo. ¿Verdad, señor Armario...?

Y tienen que saber que las leyes que regulan la Abogacía española prohíben a un abogado defender los intereses de un cliente primero, y después defender los intereses contrarios de otro. Para entendernos, Sergio Armario no puede defender a Héctor de Armas en su gestión al frente del Grupo Ralons y luego defender a Miguel Ángel Ramírez en su gestión al frente del Grupo Ralos. Son intereses contradictorios, en conflicto. La defensa de Ramírez es echar la culpa a Héctor de Armas.

Así que el pasado lunes, Héctor de Armas informó al magistrado del Juzgado de Instrucción nº 8 de que el abogado de Ramírez, Sergio Armario, había sido su abogado en un proceso similar y que existía un conflicto de intereses. La Fiscal Evangelina Ríos apoyó a Héctor de Armas que logró suspender su declaración y que el magistrado requiriese a Miguel A. Ramírez para que designe a otro abogado, porque Sergio Armario no puede ser su abogado. Pero Sergio Armario tiene despacho en el Grupo Ralons, es abogado de Miguel Ángel Ramírez y no puede serlo porque la ley lo prohíbe. Incluso, nuestro Código Penal castiga conductas como esas con el delito de deslealtad profesional de los abogados.

Así que tenemos un presunto delincuente por delito fiscal, asistido por un abogado que podría haber cometido un delito de deslealtad profesional, la pescadilla que se muerde la cola. Y digo esto con el máximo de los respetos, pero el Código Penal castiga al abogado que, habiendo asesorado o tomado la defensa de alguna persona, sin el consentimiento de esta defienda en el mismo asunto a quien tenga intereses contrarios, y castiga al abogado que por acción u omisión perjudique de forma manifiesta los intereses que le fueren encomendados... No lo digo yo, lo dice el Código Penal. Léanlo ustedes mismos en el artículo 467 de este código.

Así que, probablemente, informemos en breve de una posible denuncia contra el abogado por infringir, presuntamente, estas normas. Y es que el montaje fraguado por Miguel Ángel Ramírez con la ayuda del que fuera abogado de Héctor de Armas, el abogado Sergio Armario, ya empieza a desmoronarse, porque Héctor de Armas no está dispuesto a sufrir una condena ni más procedimientos, cuando conoce perfectamente qué es lo que pasó en el Juzgado de Instrucción nº 8 con Miguel Ángel Ramírez ayudado por su fiel escudero Sergio Armario. Y es que el propio Sergio Armario reconoció ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias que había sido pareja, “chico”, de la magistrada Victoria Rosell. Todo queda en casa, ¿no les parece?

Pues ya ven. Un abogado al que la ley prohíbe defender los intereses de Miguel Ángel Ramírez, que fuera pareja de Victoria Rosell según él mismo dijo, que organizó un montaje con el señor Ramírez para tender una trampa a un magistrado, algo que le vino muy bien a Victoria Rosell, resulta que quiere ser ahora el abogado de Miguel Ángel Ramírez en el mismo juzgado al que en breve retornará, probablemente, Victoria Rosell. ¿No les parece todo muy extraño? Más que extraño, raro.

Ya sé que esto que cuento le provoca cierta incomodidad a mucha gente. Ya lo sé. Sé que estas cosas no le gustan a nadie, sobre todo a los que creemos en la Justicia, en la verdad. Y no nos callamos, cuando otros miran para otro lado nosotros miramos de frente. Y llamamos a las cosas por su nombre. Héctor de Armas tiene todo el derecho del mundo a defenderse en unos procesos judiciales en los que se persiguen presuntos delitos fiscales que tuvieron lugar durante los años en los que él era administrador del Grupo Ralons, aunque sabemos y la propia Fiscalía así lo reconoce, que quien mandaba en las empresas era su propietario, don Miguel Ángel Ramírez Alonso. Héctor de Armas tiene derecho a defenderse, derecho a que un abogado al que le ha contado confidencias, con el que ha diseñado una defensa no se vaya a la puerta de en frente a defender los intereses contrarios de Miguel Ángel Ramírez. No es serio, y no es legal. Y la ley, en España, nos protege a todos. Y en este caso, protege también a Héctor de Armas, que el pasado lunes dio un golpe sobre la mesa y consiguió que no le tomaran el pelo, al menos en lo que a su defensa se refiere. Veremos qué hacen ahora los tribunales con este escándalo por una presunta deslealtad profesional de un abogado, porque algo tienen que hacer. No podemos permitir estas cosas, estamos en un Estado en el que todos somos iguales ante la ley y donde la ley se tiene que respetar.

Desde aquí felicitamos a Héctor de Armas por su coraje, su valentía, y su forma de afrontar estas tomaduras de pelo, o estos montajes de los que estamos ya hartos.

Y seguiremos contando la verdad, aunque duela, porque con la verdad todas las puertas se abren. Incluso las de la Justicia.

P.D.- Un saludo a los sufridos trabajadores de Seguridad Integral Canaria y al sindicato USO, que han sido muy valientes en este proceso y son los que lo están sufriendo.

JUAN SANTANA HERNÁNDEZ