PP y Cs alientan un gobierno del PSOE, mientras lo local agita la negociación

11/06/2019

El PP y Ciudadanos han tratado de reactivar este lunes sus opciones de formar Gobierno en Canarias en torno al ganador de las elecciones del 26 de mayo, el PSOE, mientras los pactos que se van cerrando en los ayuntamientos han comenzado a agitar la mesa de negociación entre la izquierda.

Si el viernes pasado PSOE, Nueva Canarias, Podemos y la Agrupación Socialista Gomera mostraban buena sintonía en sus acercamientos para intentar sumar un Gobierno cuatripartito de 37 diputados (sobre 70), los pactos a los que han llegado durante el fin de semana los socialistas en ciudades de Gran Canaria regidas en los últimos años por NC, como Telde o Santa Lucía de Tirajana, han introducido tensiones en ese ala de la negociación.

Este el lunes, la iniciativa la han llevado Ciudadanos y el PP, que han dado dos pasos firmes para intentar que no se deseche una alianza de gobierno en la que el PSOE cuente con ellos: el partido naranja ha dicho con claridad que es su opción preferida para el Ejecutivo y los populares han defendido que pueden salvar sus diferencias con los socialistas en favor de un cambio político.

Y todo ello, en un día en el que desde Lanzarote se ha emitido un serio aviso de que un pacto de esas características no es descartable: allí, PSOE y PP han anunciado que gobernarán juntos el Cabildo de la isla y el Ayuntamiento de Arrecife.

La primera semana de negociaciones en Canarias terminó no solo con avances en el posible gobierno de izquierda a cuatro bandas, sino con unas declaraciones del PSOE en las que excluían al PP de la lista de partidos con los que veía posible llegar a acuerdos.

Los socialistas respondían así a un anuncio de la dirección nacional del PP hecho desde Madrid el jueves, en el que descartaba llegar a un acuerdo con el PSOE en el Gobierno de Canarias.

Sin embargo, ese mismo día, el presidente del PP canario, Asier Antona, defendió la autonomía de su partido en las islas para llegar a pactos que considere buenos para la ciudadanía y concertó una nueva reunión con el PSOE, que se ha celebrado este lunes.

En ella, los populares no solo han transmitido al PSOE que no se cierran a compartir gobierno con su candidato, Ángel Víctor Torres, sino que además han entregado a los socialistas un documento sobre el que consideran que pueden trabajar para "salvar diferencias" y facilitar "un cambio político" en la comunidad autónoma.

En paralelo, los socialistas se han reunido con Ciudadanos para seguir intercambiando impresiones y ambos han constatado su "plena coincidencia" en las propuestas sociales, en palabras de sus respectivos portavoces en la negociación, Sebastián Franquis (PSOE) y Vidina Espino (Cs).

La jornada ha terminado con un cierre de filas entre PP y Ciudadanos: los dos partidos se han declarado dispuestos a gobernar juntos allí donde sumen mayoría y coordinar su posición negociadora de aquí en adelante en futuras reuniones con terceros.

La candidata de Ciudadanos ha manifestado, en ese contexto, que su primera opción para el próximo Gobierno de Canarias es un pacto entre PP, PSOE y su partido (38 diputados), mientras que la secretaria general del PP no se ha cerrado a otras opciones.

Sin embargo, el PP ha dado este lunes un importante muestra de que su presidente, Asier Antona, no bromeaba cuando dijo que no descartaba pactar con el PSOE (algo que él ya hizo en el Cabildo de La Palma cuando dirigía el partido en esa isla).

El acuerdo de socialistas y populares para gobernar juntos en Lanzarote blinda al PSOE en el Cabildo de Lanzarote frente a una posible moción de censura de CC (que ha gobernado esa corporación los últimos diez años) y da a los populares la alcaldía de Arrecife en detrimento de los nacionalistas.

Si una alianza como la que ahora proponen PP y Cs al PSOE en el Gobierno de Canarias se traslada a otras instituciones, CC pasaría a a oposición en corporaciones del peso del Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Santa Cruz y también podría apartar a NC de la presidencia del Cabildo de Gran Canaria.

Mientras tanto, los acuerdos a varias bandas a los que ha llegado el PSOE en ayuntamientos de Gran Canaria donde NC se había impuesto en las urnas, como Telde y Santa Lucía, la segunda y la tercera ciudad de la isla, han agitado sus relaciones con los nacionalistas de izquierda.

En palabras del presidente electo del Cabildo, Antonio Morales, que también depende de pactos, han introducido una "tensión innecesaria"